Newsletter Nº7 – OCTUBRE 2020

//Newsletter Nº7 – OCTUBRE 2020

Newsletter Nº7 – OCTUBRE 2020

MI VIAJE A ESPAÑA

 

Mi nombre es Adrián , soy de Venezuela y tengo 21 años de edad.

El propósito por el cual decidí salir de mi país hace tres años aproximadamente fue la situación del mismo (Sin consumos básicos, la salud no estaba garantizada, la inflación de los productos de comida subían en exceso el precio y el sueldo no cubre las necesidades básicas de un hogar), en conclusión , la  mala ideología del gobierno que nos están destruyendo poco a poco…

Yo tomé mi decisión de salir del país cuando aún cursaba secundaria, con el fin de terminar mis estudios y guardar mis sueños en una maleta…

Con los trabajos que hacia mientras estudiaba logré alcanzar una cierta cantidad de dinero que me permitía viajar al extranjero, tomando así la decisión de viajar a Cali (Colombia).

Las primeras semanas fueron momentos muy difíciles!! Ya que no encontraba trabajo y el dinero se me estaba agotando cada vez más por los consumos básicos y ya estaba en una situación de aprieto. Pasó más de un mes hasta que conseguí un trabajo que me ayudó a reunir dinero para enviarle a mi familia durante 3 meses y para pensar en algo más grande que era un futuro viaje a San Esteban  (Chile ).

Fue un viaje aproximadamente de una semana por tierra, pasando por dos países Perú y Ecuador, finalmente llegué a mi objetivo que era Chile.

Al cabo de unos 7 meses aproximadamente trabajando en un cultivo de uvas y en una fábrica de hormigón, (placas de cemento y pilares) para los cierres perimetrales… logré ahorrar una suma de dinero suficiente para tomar cartas en el asunto y pensar en tener mucho más de lo que tenía, tomando sólo una opción de viaje que fue España porque mi motivo principal es el poder ayudar a mi familia y en segundo lugar entrar en  un club de fútbol campo.

Cuando llegue tenía la mentalidad de Latinoamérica, es decir, que ibas a buscar trabajo a cualquier lugar y te lo daban, aquí fue todo lo contrario y me rechazaron en varios puestos de trabajos porque no tenía papeles, siendo muy difícil mi primer año.

Estuve durmiendo en tiendas de campaña y en Iglesias, estaba en un punto en el que pensaba que el mundo se me venía abajo sin tener opción a poder cambiarlo, pero  seguí adelante.

Viendo cómo iba a ser mi vida, me enfoque en buscar ayudas , que en este país las hay pero yo las desconocía y no sabía cómo tramitarlas, hasta que conocí a algunos amigos “Venezolanos” y me fueron orientando en todo el sistema de ayudas, pidiendo citas y demás temas importantes que yo pasaba por alto, porque la vida en España es totalmente diferente.

Solicité asilo y refugio para ir naciendo en un país del cual desconocía sus leyes y otros temas. Después de pasar unos 6 meses me llamaron de protección internacional por un programa en el que ellos te facilitaban refugio enviándote a una ciudad o pueblo y por suerte llegue a esta ciudad maravillosa, Barcelona,  que sé que es una ciudad para la superación.

En mi primera cita en la oficina de la ONG Accem, miré un folleto que trataba de entrenamientos de fútbol campo y me interese mucho en ello, así que le pregunté a la secretaria de oficina y me facilitó los datos de información del equipo.

Fue todo lo que necesitaba para dejar por una hora todos los problemas por los que pasaba y en cada entrenamiento eran momentos únicos, con personas súper divertidas y agradables, todo eso me llenaba de ánimo siendo feliz y era una motivación más para alcanzar mi sueño más preciado.

Pero físicamente hubieron problemas con una operación que tuve hace 5 años en Venezuela… por lo visto nunca fue una operación con buenos resultados y con el tiempo se me hizo una bacteria crónica en el hueso fémur que me impedía poder jugar un partido completo porque la pierna se me hinchaba de una forma anormal…

Empezó mi andadura visitando a médicos con ayuda de personas increíbles que al día de hoy los quiero y los llevo en el corazón, esas personas estuvieron a mi lado desde el principio de mi operación que fue todo un éxito, doy gracias a Dios y a los doctores que son unos ángeles y no sólo por llevar un uniforme.

Adrián

By |2024-04-11T13:41:55+00:00noviembre 19th, 2020|Newsletter|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
¡Hola!
¿Podemos ayudarte?