Newsletter Nº12 – JULIO 2022

//Newsletter Nº12 – JULIO 2022

Newsletter Nº12 – JULIO 2022

Corría más o menos medianos de 2020 en plena pandemia cuando empecé a notar rigidez en el brazo derecho, lo cual la atribuí a una operación traumatológica que me habían hecho de pequeño y pensaba que podía tener relación.

No diré qué médico de la Seguridad Social por respeto me recetó trombocito y baños de agua fría

Aquello no mejoraba y acudí a un reumatólogo privado, conocido de un familiar, el cual pensaba que me daría una solución y saltaron todas las alarmas cuando me dijeron que el problema era neurológico y que por sintomatología podía ser compatible con un tumor malo al cerebro.

Después de un mes de enero plagado de pruebas médicas por la vía privada, descartamos tumores, Ele, esclerosis hasta que el 21 de febrero de 2021 el neurólogo me dijo que tenía Parkinson.

Después de bajar el jefe tres segundos volví a levantarlo y le dije luchémoslo

A continuación al llegar a casa busqué Parkinson en Wikipedia porque de hecho no tenía ni idea del que era o suponía.

Después de un año de baja y papeleo me dieron de baja del trabajo.

Durante este año empecé a conocer gente de mi edad con la misma patología y vi que anímicamente estaban tocados.

Yo quizás como que inicialmente pintaba muy mal fui Agradecido con la segunda oportunidad que me había dado la vida, movida, pero segunda.

Siempre había tenido el reto de hacer lo Ando de Santiago y al disponer de tiempo decidí que tenía que hacer una cosa gorda porque la gente que tiene mi enfermedad veías que se pueden hacer cosas y que no vale bajar el jefe sino que se tiene que luchar.

Siempre digo que posiblemente un día la enfermedad me gane pero que le pondré difícil, por ánimos no será

Pues salí el día 7 de junio con un gran compañero que se llama Xavier Portero que m ‘ha ayudado y apoyado en esta aventura y salimos hacia Roncesvalles para empezar a andar con un objetivo: Finisterre (880 km).

Después de 36 jornadas de andar, lo conseguí, llegué

En estos 36 días sufrí tener que andar 28 días con botellas en los pies, botellas que en el pie derecho ocupaba la totalidad de la zona plantar, muchos ratos llorando de dolor, muchos ratos con mi cuerpo en sido off (típico de la enfermedad) con zonas con temperaturas superando los 40 grados, y otros saliendo por las mañanas con 4 grados.

Creamos un perfil de Instagram donde íbamos explicando la ruta y sensaciones y otras sandeces varías que sé, ‘ns venían en el jefe con un grito final a los videos que era gassssssssss, porque este grito era el que hacía que luchas todas las adversidades y que visualizas mi llegada a Finisterre lo cual lo conseguí el 14 de julio.

De todas las amistades que he hecho, el millar de historias que he conocido, personajes de alguna relevancia pública, de todo lo vivido reído y llorado me quedo con mes de una quincena de personas que hacían lo Ando por problemas personales y que de manera privada m han dicho que venían tocados pero que al ver mi actitud y vitalidad y una vez sabían de mi enfermedad, que los había cambiado la forma de pensar y que me tenían como un referente.

Me quedo con esto, porque cada vez que pienso, todavía se me pone la carne de gallina.

Disfrutáis de la vida, que solo tenemos una, y vas a dormir y cuando te levantas puede ser que te digan que tienes una enfermedad que te cambia completamente la vida.

Por cierto, habrá más retos, iré haciendo hasta que el cuerpo me diga bastante

NO CREAS ESTAR ENFERMO Y NO LO ESTARÀS.

By |2024-04-11T13:40:12+00:00septiembre 5th, 2022|Newsletter|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
¡Hola!
¿Podemos ayudarte?